Espera silenciosa

Hoy sabía que no vendrías

era un pálpito inevitable

luego el reloj fue lentamente dejando caer los segundos

indolente, inapelable

y el tiempo creció como una sombra oscura

cubrió el suelo primero, las paredes

y así envuelto esperé otro día.

En silencio.