Al hilo de una lectura turca

Ortik Casal recogió los utensilios del desayuno como todos los días y de la misma manera que había hecho los últimos años sintonizó la emisora de radio que más le tranquilizaba con su visión progresista de lo que pasaba y se dispuso a estirar la cama. Nada de aquello se salía de una rutina que se había instalado en su vida como casi todas las rutinas, de manera imperceptible. Ortik no era consciente o no quería serlo y por eso al ir a sacar las llaves del coche de su bolsillo y no encontrarlas tuvo la sensación de incomodidad y enojo mezcladas de que las cosas no debían ser así. Luego el día transcurrió sin más sobresaltos y la semana y el mes y los años que vinieron hasta su muerte.


«Nada puede ser tan sorprendente como la vida, excepto la escritura.» Kitap-al Zulmet, trad. de Ibn Zerhani al árabe deObscuri Libri de Bottfolio.