Dictadores de vacaciones

Mis amigos del barrio se han metido a discutir sobre política, mal asunto, los ingleses saben de esas cosas y lo consideran de mala educación. Muchos piensan que la adscripción ideológica es un tema que tiene que ver con el raciocinio, con la capacidad del hombre para discernir y se equivocan. Los sociólogos saben bien que la adscripción política tiene más que ver con los sentimientos, con la impronta, que con la cabeza y de los sentimientos cuando se discute se personaliza, así que para hablar y no enfadarse en este tema es mejor tener la cabeza fria y mucho respeto por la posición de los demás.


Teodoro Obiang ha pasado por España perseguido por una polémica muy típica de las sociedades europeas, bien instalada en los medios de comunicación y los corrillos políticos y absolutamente ausente en la calle. El parlamento no le ha recibido para que no se diga que los dictadores entran en el sagrado templo, pero ha cenado con los reyes, se ha entrevistado con el presidente y ha visitado al ínclito lider de la oposición. Real politik la llamaron los alemanes en medio de la guerra fria.Lícita polémica sobre si tenemos que invitar a los dictadores a venir a España. Yo soy partidario de traerlos y abroncarlos, ya fuera de sus líneas de defensa, lo que hagan los gobiernos me trae un poco más al pairo, pero si que me llama la atención lo dignos que se ponen los parlamentarios cuando el dictador es negro, africano y lo mirapaotrolado que son cuando el tema es más blanco, más como nosotros. Obiang es un ladrón, mantiene a sus oponentes políticos en la cárcel, tiene una larga lista de desaparecidos bajo su mandato, y las cárceles de ese pais se encuentran entre las más oscuras del mundo, yo me pregunto de qué habrá hablado con el Rey. Me lo puedo imaginar.


Me envía mi cuñado Javier un arrtículo sobre la deforestación de Marrueco (lo podeis leer en Redverde) Interesante sobre todo porque en el imaginario de quienes no conocemos Marruecos, el país es ya imposible de deforestar. La foto es ilustrativa.


Debate sobre el sexo y los ritmos diferentes entre hombres y mujeres. Un historia interminable que quizá solo podemos entender como se ha problematizado a partir de la institución del matrimonio. Al principio desnudos y sin dios (Génesis 2:25 Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban) luego vestidos y atemorizados, (3:14 Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida.
3:15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.
3:16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti.
3:17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.
3:18 Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo.
3:19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.
3:20 Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes.
3:21 Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió.
3:22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.
3:23 Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado.
3:24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida)
no podemos volver atrás en la historia, pero si que es verdad que o rompemos algunas barreras o la vida se nos puede hacer muy cuesta arriba.