El egoísmo de unos pocos

El proceso de negociación con ETA está jodido, es evidente. Como suele pasar en estas cosas, la mayoría silenciosa está a favor, las cúpulas negociantes también, pero en la segunda línea siempre hay los revientatodo. Así parece y si las cosas no se arreglan es mayoría que está a favor sufrirá el deseo de los pocos.
Leo la carta enviada a la SER por un ex-etarra (La SER dixit) que lamentablemente no firma y que le hace perder fuerza como documento y en la que pone a caer de un burro a De Juana. Para los que no estén acostumbrados a ese ambiente es un bonito documento sobre como se cuecen estas cosas desde dentro.

Vuelve Zaplana diciendo reivindicándose como portavoz después de quedar desairado con su partido. Quizá se huele el fracaso de la negociación y viene a por el cadáver y esto lo digo, lógicamente, en sentido figurado.

La mayoría de los españoles queremos que esta barbaridad se acabe ya, la mayoría de los vascos, también. Identifiquémos a los que se oponen para que se sepa quiénes y cuantos son, quizá así todo sea más sencillo. Hablando de señalar, Aguirre, la presidenta de Madrid le ha negado el dinero de las ayudas públicas a la asociación de víctimas del 11M. Aguirre es de las que no quiere la paz. Yo acuso.


Fin de semana con Maite, trabajando en su nueva web, charlando hasta altas horas de la madrugada, recordando, repasando las cuentas del collar del recuerdo, en resumen disfrutando el reencuentro mientras dure. Hay algo de intemporal en estos reencuentros y es muy posible que se trate de una estrategia de nuestra mente que nos engaña a propio intento, o quizá sea simplemente que las cosas que aprendimos son el modelo de lo que necesitamos para sobrevivir. Ni idea, pero lo que es seguro es que lo que se siente resulta conocido, amable o feroz, pero ya estaba degustado, paladeado. Os prometí hablaros de Maite más adelante y ahora no se que decir de ella. No se si bucear en el recuerdo o explorar lo reciente y sobre todo lamentaría dejar una visión distorsionada. La recuerdo sonriente, como ahora, hermosa, vital, más cercana a los hombres que a las mujeres y ahora se refleja en si misma con la misma fuerza. La recuerdo enamorada y luego solitaria y enamorada de nuevo y de nuevo sin pareja, así que no encontró la horma o no se dió por vencida o es que quizá las reencarnaciones de uno mismo no se producen cuando mueres sino en la propia vida.


Marcial me a mandado un sms para decirme que esta semana se pasa por Soto. ¡Increible! les espero ansioso mientras me amenazan con viajes por España.