Elecciones en el orbe español

El miércoles elecciones en Cataluña y lo que en este momento me llama más la atención elecciones a la presidencia de Nicaragua.

Tengo dos fuertes recuerdos de Nicaragua, recoger ropa y medicinas para los damnificados del terremoto de Managua y la victoria de la revolución del Frente Sandinista de Liberación Nacional, allá por el año 79, creo recordar. Al frente del Frente se encotraba Daniel Ortega que ahora resulta ser el candidato más aventajado en las encuestas. Ortega es un candidato perpetuo y a decir de sus correligionarios excindidos un auténtico caudillo. Nicaragua fue una revolución a medio camino, posterior a las grandes de primera mitad de siglo y anterior a las que en la actualidad se están dando en América del Sur. Fue simplemente una revolución aplastada con los nuevos métodos. Los Estados Unidos organizaron una contraguerrilla que poco a poco fue minando la Frente Sandinista hasta obligarle a ceder el poder a través de las urnas a Violeta Chamorro.

Desde entonces la oligarquía de derechas controla el país y Ortega transmutado en liberal de izquierdas intenta por enésima vez la conquista de la presidencia, En vista de no poder de otra manera, ha decidido cambiar de ideas y superarse así mismo.

La peculiar ley electoral Nicaraguense permite declarar vencedor a aquél que obtenga el 35% de los votos si el segundo tiene al menos un 5% menos de votos sin necesidad de ir a una segunda vuelta como le ha ocurrido a Lula en su país. (Por cierto venciendo sin estrecheces).

En esta ocasión a los dos partidos que se disputan el patio tradicionalmente les han salido dos granos en el culo en forma de grupos disidentes. En la derecha la Alianza Liberal que lidera Eduardo Montealegre y a la izquierda el Movimiento de Renovación Sandinista a cuyo frente se encuentra Edmundo Jarquin. Se da la curiosa circunstancia de que entre estos dos grupos y siempre según las encuestas suman más de la mitad de los votos.

Si Ortega o su alter ego José Rizo no consiguen salir en primera vuelta y tienen que competir con estos grupos de renovación es muy posible que pierdan las elecciones.

Estaré atento y si tengo tiempo os cuento lo que ha pase.


Las catalanas están más ajustadas, se celebran el miércoles, es decir en un día raro y los estudiosos de las vísceras de cabra para adivinar el futuro dicen que el porcentaje de personas que han pedido votar por correo ha aumentado lo que augura mayor participación. Una mayor participación es siempre beneficiosa para la izquierda que goza de votantes más displicentes y menos movilizados, más proclives a mostrarse descontentos con una gestión que no haya sido escrupulosamente «de izquierdas». Y en Cataluña la izquierda además se nutre en gran parte de una clase trabajadora, principalmente inmigrante y poco concernida con el gobierno autonómico. Montilla, inmigrante es un representante bien integrado de esa comunidad y por eso está ahí. Un amigo mio que le conoce dice que es un hombre extraño, inquietante. No lo sé.Muy posiblemente los resultados ajustados nos van a proporcionar al menos un mes de zozobra añadida al resto de los españoles y muy seguro unos kilos más de baldón para los catalanes que llevan meses y meses pasando verguenza.


Lula ha ganado en Brasil. La segunda vuelta no ha tenido color y es que la clase media que en parte le había dado la espalda después de comprobar el estruendoso fracaso de su política de lucha contra la corrupción le ha visto las orejas al lobo de la derecha. Segunda oportunidad y última.


Me siguen llegando noticias de como el amor se crea, se genera y tras su fuerza arrolladora lo hace temblar todo. Tsunami del corazón, nada queda indemne cuando se declara la alarma, nadie puede encontrar refugio que lo consuele, lo protega. Es el tiempo de los valientes, el tiempo de los audaces, después vendrá la cosecha, amigos mios.