Un domingo tormentoso

Me acabo de enterar de que un antiguo compañero y vecino del Batán es vocal del consejo general del poder judicial a propuesta de IU. Se trata de Félix Pantoja y rebuscando en su actividad política dentro del Consejo me encuentro con que sus posturas ante los grandes temas son realmente interesantes en defensa de los ciudadanos y de las libertades. Me anima pensar que quienes vivimos dentro de un esquema ético, tenemos años después puntos coincidentes tan importantes. Para quienes les guste el tema os dejo una joya en la defensa de la libertad expresada por Félix en su voto particular ante el informe del CGPJ en el caso de la nefasta ley de partidos políticos. El PSOE entonces apoyó esa aberración legislativa y ahora paga sus consecuencias en la negociación con ETA.

Las encuestas pronostican una victoria reñida de CiU en las elecciones catalanas y se recrudece la ofensiva contra los ladrillazos. Esperanza Aguirre a través de su familia se vuelve a ver empantanada en una operación más que dudosa y el PSOE se salpica con un alcalde en Madrid. Para los que seguimos de cerca este problema sabemos que el cáncer está muy extendido y que no hay pueblo o ciudad en el que la turbiedad del urbanismo no deje su tufo a cloaca a la altura de las narices. Chapeau por el PSOE que al menos reacciona y se quita de enmedio a los pillados en pecado. ¿NO saben donde tienen otros? Que miren con cuidado. Me escribe Rosa Santrich y me explica como el eurodiputado verde Hammerstein la ha acosado laboralmente. El tema es escabroso y Rosa parece tener la razón y la fuerza para seguir adelante. Diversos partidos verdes españoles quieren acabar con este diputado.
El profesor de mi hijo me manda una nota diciendo que se porta como un cerdo en clase. Ya la tenemos liada porque yo le digo que no conviene insultar a los niños, que no es buen método pedagógico y el me dice que no insulta sino que describe un comportamiento. Yo le espeto que su comportamiento me recuerda al de el clásico hijo de puta y lógicamente nos enzarzamos. La cosa esatá fea y por mi parte voy a ver si consigo que este elemento deje de dar clases. Es un peligro. ¿Por qué nos encontramos un nivel tabn bajo dentro del profesorado de la educación primaria? Hablo con Maribel, profesional de talla y directora de colegio y me lo confirma, cada vez los nuevos maestros han estudiado menos pedagogía, son peores, más inseguros, con menos recursos. A mi hijo solo le queda este año. ¡Menos mal!

Llueve a cántaros, es una delicia salvo por las enormes goteras de mi casa, veo caer el agua sin parar y me siento bien, me relaja. Luego miro al techo y se me cae encima el mundo. Cara y cruz. Me pongo a reparar el radiador estropeado y le doy vueltas a la cabeza sobre temas de enjundia como la entropía. Lo arreglo y siento que he luchado contra la imparable desintegración del universo. De una forma humilde, desde luego, pero eficaz.

Leo el comentario de Mavi sobre el texto de ayer. Me gusta, la veo escribiéndolo, busco una foto suya y busco sus ojos. Impresionan.

Carmelo y Mari Carmen hacen un pedido de la tienda menos mal, parece que se animan los compradores. Aprovecho y busco una foto de los dos. La miro, la rubia está como siempre espléndia, radiante. Me la imagino en su casa de Espartinas en Sevilla.
Chateo con Eles, me confirma que tiendo a ser patoso y me enseña a rectificar. Lo hago y mientras miro como sigue lloviendo. No me hace falta una foto para recordar a Eles, su sonrisa es imborrable.

María me confirma que viene a Madrid a vender sus tejidos, es una buena noticia, espero verla pronto.

Entro en el blog de Nacho y hago algunos comentarios. Sigue lloviendo y leo que en Galicia llueve más aun si cabe.

Vivo en una constelación de personas encantadoras, hermosas, inteligentes y la red me los acerca de cuando en cuando, los toco, los recuerdo y me acompañan en esta tarde de domingo.

Un comentario sobre “Un domingo tormentoso

  1. La educación, eso me duele. Tendría que haber una fórmula que no permitiese a determinados individuos ejercer de maestros, una de las profesiones, a mi entender, más importantes y decisivas en la vida de las personas. Eso de estudiar pedagogía está bien. Aprender materias que aporten recursos, también.
    Sin embargo, nada de eso tiene la menor importancia si el «profesional» en cuestión o el aspirante a tal no tiene integradas en su forma se ser y de actuar, como producto de su formación estrictamente personal, las características necesarias para agradar a su público, entenderlo, transmitirle conocimientos y sensaciones vitales además de las académicas, captar su atención, provocar su interés por aprender, por saber más… y recordar siempre que tiene muchos más años.
    Paciencia. Autoestima. Empatía. Respeto. Esfuerzo. Juego… pero si es la vida! ¿por qué no lo ven?

Haz un comentario