Tú me sonríes

Fueron dos años y un día
sin otra cosa que hacer,
que acostumbrarme a mirar tu fotografía.

Y refugiarme en tus cartas
tratando de olvidar,
haciendo menos amargas
las soledades de aquel lugar.

Tú me sonríes
con tu sonrisa de ropa blanca,
sólo sonríes
y te deslizas bajo mi manta.

Entre tu senos
la incertidumbre no es tanta,
que me devuelvan al menos
la esperanza.

Ellos no me han olvidado,
ya no me dejan en paz,
son como sombras que viven de mi pasado.

Me miran con ojos turbios,
cómo diciéndome:
«estás atado al suburbio,
aunque te marches,
te buscaré».

Tú me sonríes,
con tu sonrisa de ropa blanca,
sólo sonríes
y te deslizas bajo mi manta.

Entre tu senos
la incertidumbre no es tanta,
que me devuelvan al menos
la esperanza.

Mi madre no sabe nada,
mi padre pasa de mí,
y yo me pierdo al calor de la madrugada.

La calle siempre esta alerta,
no tengo a donde ir,
si me cerraras la puerta
ya no sabría sobrevivir.

Tú me sonríes
con tu sonrisa de ropa blanca,
sólo sonríes
y te deslizas bajo mi manta.

Entre tu senos
la incertidumbre no es tanta,
que me devuelvan al menos
la esperanza.

(Joan Baptista Humet)

Haz un comentario