Como el aire

He decidido pelar la cebolla de mi vida capa a capa como sugiere Grass en sus memorias; así que voy a ir colgando todo lo escrito por mi en estos últimos cuarenta y siete años que llevo, en el apartado de páginas de estos cuadernos. ¡Ya está bien de dar rodeos!
Hablando de citas de alemanes, menuda la que ha montado el alemán que dirige la iglesia católica con su cita provocativa sobre el Islám y la violencia. ¡Qué desmemoriado! pudiendo encontrar citas en casa sobre violencia y religión ha tenido que dar una de los enemigos en cristo para tender la mano. Retorcido e incendiario, lo que necesitan mulás, ayatolás y otros ás de la parte contratante de la tercera parte para arengar a las masas de creyentes. Luego se ha mostrado consternado y a mi modo de entender miente, pero que más da, si occidente se ha pasado años laminando a los árabes de izquierdas, ahora tiene que beberse el destilado que resta.
Mal día, lo reconozco, ha sido un día airado, como esos en los que el viento se levanta y molesta y te pone los pelos en la cara y te levanta la falda y te golpea con pequeñas chinitas en las corvas y sin embargo era un día limpio y luminoso en la sierra de Guadarrama. Menos mal que me he enterado que María viene a casa a pasar unos días.