Cuadernos

Las críticas sobre la película Alatriste coinciden en afirmar que el aspecto general es interesante pero que la historia es inconexa y está mal resuelta. Aún no he visto la peli y me imagino que tardaré en verla dada mi aversión a ir al cine. El amigo de Pedro, Emilio Loeda, en su blog, la zapatilla azul, habla de tiempo desperdiciado y algo de tristeza me da porque yo disfruté mucho con la lectura de los libros de Reverte. No quiero adelantar acontecimientos, que luego mi mujer me dice que soy un agorero, que tiendo a ver el futuro en su peor vertiente.
Me acabo de enterar que la terna para los Óscar de este año por parte del cine español la formarán Alatriste, Volver y Salvador, película del director Manuel Huerga que nos habla del último preso ejecutado por Franco: Salvador Puig Antich.En este año de la memoria arrancada, la memoria olvidada, la memoria recuperada, creo que va a merecer la pena salir al cine a ver esta película.
Las musas me dicen que debería llamar a esto Cuadernos o en todo caso de alguna manera que refleje lo que a su entender parezco: roca sobre roca. Esto me recuerda que sublime nos lleva a sublimar, que es como los físicos llaman al cambio de estado de algo sólido, que de pronto, sin más ni más, se evapora. Así me veo yo más roca sublimada que pedernal.
La batalla electoral de Madrid está candente. Los catalanes casi siempre optan por los relevos pactados o casi y por los periodos de transición. En Madrid estamos malditos para estos temas. En IU me aseguran que al final no hay nada fijo y que la candidatura del ínclito Pérez no es tan sólida (Inés contraataca), en el PSOE quieren que de la Vega sea candidata pero José Luis Rodríguez se resiste y finalmente los del PP callan pero por no saber que decir. Son los que defienden el título, pero con dificultades. Esperanza que ganó en la próroga después de forzar los penalties de mala manera, mira de reojillo a Gallardón, más solo que la una en su partido y con la única ayuda de PRISA, que por otra parte no está nada mal. Trini no era mala candidata, pero Simancas es la viva imagen del perdedor, así que la pelota está en el alero de la moncloa.
Hay muchas formas de desnudarse. En las playas, a quienes van vestidos, los naturistas les llaman textiles. Me pregunto como llamar a los que se esconden detrás de las palabras, ¿verbales?