La historia de los vencedores

A propósito de la película «Salvar al soldado Ryan» en una conversación entre trabajadores aprovechando que el jefe no va por la tardes, un compañero se preguntaba cómo era posible que los Alemanes, descontando mujeres, niños y personas de mucha edad, dominasen el mundo durante algunos años, en el transcurso de la II guerra mundial. (La idea le debe venir de las dificultades de los todopoderosos EE.UU para controlar un solo país)
Ya os he comentado alguna vez que el nivel cultural de mis compas no es especialmente elevado, pero en este caso el error es aun más común de lo que parece. El cine, americano en gran medida, pero el europeo también, ha creado una enorme mentira sobre el III Reich, y la segunda guerra, en la que los alemanes, concretamente los que pertenecían a las SS fueron los sangrientos y despiadados culpables de lo que pasó en Europa, los soldados alemanes, bobos como los japoneses en su versión Pacífica, se limitaron a ser la mano ejecutora y el resto de los europeos fueron inteligentes, audaces y valientes luchadores por la libertad.
Nada de los Italianos fascistas, los falangistas españoles, los franceses en buen número, los pasivos ingleses, los austríacos en tropel, los croatas en su mayor parte, los belgas…
Europa, como España crece sobre los silencios estruendosos, las mentiras piadosas sobre el pasado y de vez en cuando esas mentiras engendran monstruos. Ahora Günter Grass de quien hace poco hablaba aquí, parece que militó durante algunas semanas en las SS o en el ejército nazi, no estoy seguro y su revelación ha constituido un escándalo en los círculos intelectuales. En su caso el estrépito de la condena es algo mayor por haber sido calificado de intelectual de izquierdas y por su propia manía de pontificar sobre lo que los demás deberían hacer. Ética y moral son mejor cuando se viven y se demuestran que cuando se espetan y a Günter le han cazado al fin y al cabo
Es verdad que resulta difícil imaginar a una Shakira Letona, sobre todo por la estatura, pero las bellezas septentrionales no se quedan atrás, así que no tengo por menos que reafirmarme en que la tierra es solo apenas el sustrato donde las personas crecemos. Miro la foto de Ingrid Bergman (mitad alemana) y recuerdo cuando el mito erótico de los españoles eran las suecas. No me extraña si las que venían eran de la belleza de esta mujer
La política española cualquier día se va a poner en marcha. Lástima. Una de las ventajas del verano es que el ruido mediático se oculta entre el oleaje y se hace apenas perceptible. Hoy, después de ver a los gigantes españoles ganar el mundial de baloncesto (¡qué pena que enfrente no estuvieran los americanos!) he visto fugazmente a los cabezas de serie de la política, Mariano y José Luís, en mangas de camisa y con sonrisas de par en par; en breve les veré lanzándose dardos desde los púlpitos televisivos y echaré de menos el canto canicular de la chicharra. Por ahora los más retrasados, como E. Cabal (líder de una de las franquicias verdes) lanzan bravatas sobre el sorpasso que piensan dar a IU en Madrid. Vamos de cabeza a las municipales y como nadie lo va a remediar, volverá a ser una batalla dicotómica entre PP y PSOE con alguna guinda periférica.