De Hollywood a las pulgas

María me aconsejó leer el artículo del País semanal sobre Zapatero, «porque a ti te va a gustar» y yo como no echo nada en saco roto aunque ponga cara de distraido hoy me lo he leido.
Lo escribe Millás que es un convencido zapaterista y tal y como pensaba María, me ha gustado. Ahora me quedo pensando en cual de mis defectos o inclusive de mis virtudes, quizá de mis inclinaciones conocidas por María son las que le hicieron pensar que me gustaría. Por eso me encanta que me regalen libros. Los libros regalados le hablan a uno sobre uno mismo, sobre lo que los demás piensan de ti y es por eso que depende de los amigos-familiares-conocidos el tipo de biblioteca que se va creando.
Una vez me regalaron Es un cuento largo de Gunter Grass. Yo en mi vida había leido nada de este hombre, y me tuve que enfrentar con un pedazo de novela de más de dos kilos. Antes me leía hasta los libros que no me gustaban. Ahora solo les doy una oportunidad y en aquella ocasión me engordó el ego que mis amigos me creyeran de semejante altura intelectual. Fue un esfuerzo ímprobo, lo conseguí y me habló de mi mismo. (aunque a Eles es lo de buscarse a si misma le da susto, según me dice) creo que me dijo que era un farsante, pero no estoy seguro.
La entrevista es algo relamida como no podía ser de otra manera teniendo en cuenta el autor pero dice un par de verdades o tres que me han gustado, a saber:
Que la generación de Zapatero estaba taponada por la de sus hermanos mayores, los del 68
Que los medios de comunicación «afines» al PSOE tienen a Zapatero en cueros informativos
y por último y no menos importante, que la estrategia del PP es suicida
Aquí había un comentario sobre un libro que me enviaba un amigo. Nacho me hace notar que el título y la temática son sospechosamente parecidos a otro éxito editorial, por lo que considero que la mejor opción es disculpaarme y borrar lo escrito
Estoy a punto de acabar mi pelea con las pulgas. Nuestra última visita a Marci ha derivado en una infectación de la casa, las camas y toda la familia llena de eczemas. El tema ha sido duro y a mi me tuvo el sábado a las cinco de la madrugada metido en mi bañera y maldiciendo Hollywood y a las estrellas de cine que están la mar de glamurosas en esas bañeras mientras yo apenas quepo y si meto lo pies, saco el torso y si me hundo hasta el gaznate los pies se me salen por el fondo y tropiezan con los grifos. De las velas, ni hablamos y de sexo, de sexo ni pensarlo.