Europa convulsa

Europa se remueve. Italia vota este fin de semana en medio del desmelene dialéctico de su lider Berlusconi que ha insultado a Prodi en el debate de ayer y hoy ha llamado gilipollas a quienes no le voten. Berlusconi es un buen amigo de Aznar y eso debe ser por algo y no simplemente por casualidad al coincidir en las reuniones europeas. Francia está que arde y en el caso francés esto es más que una forma de hablar. El ilustrado Villepin se queja del estilo revolucionario de los franceses que no aceptan lo que según el son simplemente «reformas». Alemania sin embargo está más calmada, lamiendose sus heridas de los últimos años.
En España damos una de cal y otra de arena, mientras nuestros asesinos locales desmontan sus pistolas los jueces dan un puñetazo en la mesa de la corrupción municipal cuyo símbolo más evidente es Marbella. Ahora viene lo de que esto no es generalizado y que los alcaldes y concejales son por lo general decentes. No es verdad, lo se por experiencia, la mayoría son unos sinvergüenzas de tomo y lomo, eso si, cada uno a su nivel, unos se dejan invitar a las copas en los bares y otros amasan fortunas megamillonarias. El municipalismo, como dicen sus defensores es una máquina de forrarse para unos cuantos. Aquí en Soto como en Marbella, en Bohio como en Valladolid y lo peor es que se hace cara al público, sin decoro si no hay más que mirar a la propia ciudad de Madrid donde unos pocos están amasando un botín ¿Botín? descomunal a costa de los futuros madrileños y eso que en Europa dicen que la obra de la M-30 tendría que tener declaración de impacto ambiental. ¿Y que más daba? Yo me leí la declaración de impacto ambiental de la obra del Ave de Madrid a Valladolid que pasa por mi pueblo y es una risa, una auténtica risa. El problema del impacto ambiental no es que saliera negativo simplemente es que ralentizaría la obra y Gallardón no podría decir con esa voz tan engolada suya que el ha cumplido su palabra, la que dió a los madrileños y la otra, la que conjuró con los cuatro grandes de la construcción.
Así es, y así lo he aprendido yo