Renacimiento

Los barrios de Madrid se rebelan contra Ruíz Gallardón a causa de la instalación de parquímetros. Al Caponne terminó encarcelado por problemas fiscales, el relato de la película los intocables es verdaderamente mágico. Los dineros son el apunte final pero la historia venía con sangre desde tiempo atrás.
Igual está pasando en Madrid. Barrios de derechas en los últimos años están cabreados como monos por la acumulación de afrentas. Radiales, obras, parquímetros… Lo peor de Gallardón es que es un tirano. No digo un fascista, que es un insulto muy facilón para la gente de izquierdas, digo un tirano, un dirigente que hace su santa voluntad por encima de quien sea, sin transacción, sin acuerdo. Hasta ahora los media socialdemócratas le han tapado, pero hace unos meses alguien ha debido levantar la veda del alcalde, ahora veremos si el funambulismo político que siempre ha demostrado le vale o le ahorca.

Florentino Pérez ha dimitido y el mundo no se ha movido ni un milímetro. A la mayoría de la población le importa un higo Florentino y el Real Madrid, pero las radios y periodicos le han decicado más líneas que a las elecciones en Mejico donde el ex presidente Aznar ha ido metiendo la pata en todos los charcos que ha podido.


Aniversario de la república Saharahui donde se ha recordado que sobreviven y que el gobierno español sigue siendo responsable, creo que a los dirigentes Saharahuis les ha faltado decir que la población siempre le hemos tenido en el corazón aunque es verdad que eso no siempre es suficiente.


Sigo con una cierta sensación de colegial, de recién llegado, aprendiendo cada día y renovando poco a poco las sensaciones de ver como el mundo se reubica cada vez que le miramos desde otro ángulo. Me decía una muy querida amiga de juventud que había trabajado en muchas cosas. ¿Renacentista? o más bien inconstante. Lo último es más probable pero menos glamouroso. La pregunta importante es ¿cuántas cosas más tendré que hacer hasta dar de mano?