Y al final el silencio

Aprovechando el famoso aniversario del 23F un grupo de amigos hemos puesto la moviola para recordar que estábamos haciendo en aquel día. Por edad muchos de los hombres estaban en el ejército. A unos les tocaron unidades leales a la democracia y otros vivieron el tormento de verse envueltos en la revuelta en contra de su voluntad, eso que como me cuenta Ángel en su grupo los soldados estaban decididos a no obedecer. A otros la universidad, la inquietante tranquilidad de las calles del centro de Madrid, en mi caso la obra y los compañeros de CC.OO. La mayoría de la población mantuvimos la respiración, no hicimos más y por suerte no hubo nada.
veinticinco años después la fotografía sale sepia, antigua, estropeada.
Qué maravilla de silencio logrado con estos botarates de la lista. Por fin el silencio conseguido y trabajado, a base de pedos, eso si, pero valía la pena.