Un futuro incierto

El mundo esta incendiado. Por lo menos una parte lo parece y nos produce día tras día un montón de imágenes de lo dicho. Lo más llamativo de hoy es que los militares españoles que están en Afganistán han repelido una manifestación en contra de algunos centenares de afganos. No sé si quiero saber como lo han hecho. La ultraderecha danesa ha encendido la mecha y los ultras musulmanes han alimentado con pólvora la explosión, entre medias como siempre la silenciosa gran mayoría.

Nueva ley de capitalidad para Madrid con menos chicha de lo esperado y sin un euro para su puesta en marcha. No vale la pena, pero Zapatero y Gallardón se han hecho las fotos con la ausencia clamorosa de la presidenta Aguirre que sigue en contra de tó.


Rajoy es un esperpento, diario, agigantado por las radios y los periódicos como el ABC que pide hoy la cadena perpetua, eso si, revisable. Me recorre un sudor frio por la espalda pues me temo que corremos hacia atrás como posesos como cuando Gabilondo le preguntó recientemente en una entrevista al centenario escritor Francisco Ayala, si el recuerda tener la premonición de la guerra civil en el primer trimestre de 1936 y Ayala con esa mirada tan ávida le decía: » no, no».


Vuelve el debate sobre la legalización de la prostitución. Los catalanes parece que van por el si, el resto, feministas a la cabeza por el no. Me parece que ya lo he comentado en alguna ocasión, yo soy de los del si, pero lo mismo me equivoco y lo que hay que hacer es meter a todas las putas en la cárcel y a quienes con ellas practican el sexo. No sé, no sé pero corriendo los tiempos que corren va a ser que las meterán en la cárcel, casi seguro. Por suerte con todos estos lios nos hemos olvidado de ETA y de los vascos, un poquito, lo reconozco, del todo no, pero ya veréis como cuando se acabe el resto del ruido, el PP nos recuerda lo de ETA a ver si nos acojona de nuevo. Por cierto Fungairiño ha sido cesado y los fiscales de derechas se han cabreado, así que parece que es un acierto. Yo solo conozco la famosa frase del fiscal diciendo que solo veía documentales de la BBC, ¡qué insolente, qué chulo, que sinverguenza! lo hacía a preguntas del diputado de la Chunta aragonesista que es un de los pocos que cabrea a la derecha como nos gusta a los de izquierdas.


Los socialistas nos anuncian que las licenciaturas ahora van a costar una pasta. Cada vez que el PSOE se mete a regular temas de educación son de temer, no fallan.