Que sea para bien

El mundo se mueve de forma que nos parece que su fin es algo posible y cercano. A lo mejor es por vivir embutidos en informaciones constantes, sobre todo desde cualquier parte y lo peor, la mayoría falsas o sesgadas. Por todo esto o seguramente por alguna otra razón que desconozco, el caso es que la sensación que tenemos en el primer mundo es que las cosas van mal.
Algunos gobiernos árabes y algunas organizaciones palestinas han puesto el grito en el cielo y junto con él, los kalasnikov, por la publicación de unas viñetas con la supuesta figura de Mahoma travestido de terrorista.
A partir de este hecho y basándose en lo insultante que esto puede ser para los creyentes musulmanes la contraparte ha organizado una vez más la escenificación de los agravios que el mundo musulmán recibe de los cristianos. Mientras en Europa se debate sobre si es más importante la libertad de expresión o el respeto por las creencias religiosas, yo tengo claro el bando, antes la libertad que las creencias, pero es un debate nominal y cuajado de falsedades. No es verdad que el Corán diga que no se puede representar al profeta, dice que no se le puede venerar, pero las interpretaciones rigoristas-fundamentalistas se agarran a un clavo ardiendo para sentirse humilllados y por lo tanto cargados de razón ante los cristianos. No es verdad que los árabes del mundo estén indignados, los estarán los creyentes del tipo opus versión muslim pero no todos, aunque si es verdad que occidente, especialmente Inglaterra y los Estados Unidos llevan algunos años limpiando el mundo árabe de agnósticos, de izquierdistas, de comunistas y claro al final se han quedado los integristas y ahora nos quieren convencer de que son todos terroristas.
Hay quien dice en los tiempos que corren que cualquier violencia es execrable. No estoy de acuerdo, pero desde luego responder con violencia a un chiste racista no es buen arma. La situación del mundo árabe es hoy muy compleja, atrapados los ciudadanos por versiones ultraconservadoras de su religión fundamental, sostenidos los gobiernos de sus países más poderosos por los EE.UU dado sus intereses económicos y estratégicos como Arabia Saudí, Pakistán e Indonesia a pesar de ser régimenes corruptos, tiránicos y asesinos y con la verguenza de ver como el problema de los palestinos y los israelies lejos de mejorar siempre empeora para sus intereses, ahora resulta que son los causantes de todos los males del mundo.
Se acabó con Nasser, con el Bass con Arafat, con el PKI y con todo lo que fuera Árabes en su versión más progresista y cuando Hamas gana las elecciones les cortan el suministro económico. (Os aconsejo una lectura sobre el tema en
este artículo)

En el área más cercana el PP sigue con las firmas y Piqué ha estampado la suya en versión digital. Parece que la ofensiva es importante, jueces, políticos curas y empresarios extorsionan a todo el que se pone por delante para que firme o lo amenazan con echarle a la calle, lo mismito que mi socio hizo conmigo. Debe ser que la política hay que hacerla a garrotazos. Y hablando de mi socio, el otro día hubo pleno en el pueblo. Andaba nuestro concejal preocupado por si tenía que enzarzarse con los socialistas a propósito de la maniobra de estos para desacreditarle y tuvimos que poner una nota en la web del partido avisando a los chicos del PSOE que mejor se estuvieran quietos. Dicho y hecho se han estado quietecitos como muertos. Da gusto con estos canallas. Por lo demás mi ex y otro amigo que antes tenía y que nunca se implicó lo más mínimo, faltando a su palabra dada se presentó en el pleno para grabar el mismo con dos cámaras full scope y con el evidente propósito de acoquinarnos. Se equivocan.
Me han vuelto a llamar de la SER para que les ponga con el diputado Garrido de los Verdes. Esto de los periodistas es como lo de los bancos, una vez que estás en sus bases de datos no te sueltan, pero bueno, de paso me he enterado que el fiscal anticorrupción se va a meter con Endesa y sus contribuciones millonarias en Colmenar de Oreja. Veremos en que termina todo.


Y ya para reducir el círculo, en lo personal el trabjao me va de cine, salvo porque estoy aprendiendo a la carrera y sin red, ¡a mis años! y la tienda ha tenido una semana muy buena con record de ventas, así que «a lo mojó» las cosas cambian y para bien.