Metido en lios

El PP está en problemas. Ayer oí a Mariano Rajoy después de ver al papa decir que el PP coincide mucho con el gran cura. No dijo que coincide en todo, sino que coinciden mucho. Piqué ha amagado y finalmente se queda después de que Acebes le dejara como un pelanas. Piqué es un zombie político, al menos en Cataluña, aunque si lo intenta por Cuenca sus resultados aun le podrían dar un escaño. La derecha de la derecha se organiza y se prepara para las elecciones locales, el área skin va a ser el grupo de élite y los misinos italianos van a dar el apoyo logístico y seguro que el económico. La apuesta contra el estatuto, radical, esférica, se ha convertido, como un boomerang, en un puñetazo en la nariz y el plan B resulta que era peor que el A, hoy o mañana van a ir por todos los pueblos de España explicando lo inexplicable y pidiendo firmas.
EL PP está metido en un buen lío. El PP no es de centro, ni de derechas, ni liberal, ni conservador, ni católico, ni tiene el poder, salvo Aguirre, que cada vez que se acerca a un hospital recibe una bronca de campeonato y Gallardón que ha conseguido tener cabreada a una ciudad que aguantó las bombas fascistas con estoicismo y que ya no puede más con este alcalde por cojones que le ha tocado. El PP está en un buen lío y yo me alegro profundamente porque después de cada crisis vital siempre me ocurre que me doy cuenta de que algunas de las cosas que pensaba, que creía en mi juventud eran ciertas y otras que he ido impostando son eso, imposturas.

Ayer me ha contestado Yusuf. Yusuf es el chairman de una organización que se llama Anjuman Muzareen Punjab que tiene entre sus filas a más de un millón de arrendatarios de tierras en Pakistán que al grito de «propiedad o muerte» andan peleando con el ejército pakistaní que les quiere echar de sus tierras.
Hace días le escribí como webmaster de Redverde por si podía hacer algo por difundir su organización en España a través de nuestra web. Me ha contestado agradecido y me ha mandado los principios de su oragnización, laica, igualitaria, izquierdista, de mayoría musulmana pero que incluye indúes y cristianos, preocupada por el bienestar de la gente, de los niños, que exige educación gratuita, sanidad para todos y que como la mayoría de los movimientos sociales del mundo musulmán permanece transparente ante los ojos de los occidentales que solo ven con temor como Hamás gana las elecciones en Palestina. A propósito de Palestina los comentaristas han elogiado mucho el discurso templado del jefe del imperio diciendo que los resultados de las elecciones son la demostración de que la democracia se abre camino en oriente medio. Lo que no nos han dicho los comentaristas, no porque no lo sepan, es que el imperio no está empeñado en que la democracia se extienda sino en mantener su poder y el de sus empresas, así que la eventualidad de Hamas en el poder palestino a través del refrendo popular, durará mientras su actitud sea leal con el imperio, de lo contrario el democrático estado de Israel se encargará de poner las cosas en su sitio a tiros.


Acabo de escribir un recadito a los compañeros del PSOE de Soto en el que les recuerdo que cada partido político es soberano en su ámbito y que de la misma manera que hasta la fecha nosotros no hemos dicho nada de sus trifulcas políticas ellos deberían mantenerse al margen de nuestros problemas. No van a hacer caso, lo que es una mala noticia para mi, pues me obligará a presentarme a las próximas elecciones para que la izquierda de Soto no se quede sin representantes.


Sin noticias de mi ex-socio ni de su mujer, poco a poco la vida retoma ese punto agradable que había perdido. Ahora en mi nuevo trabajo aprendo de redes informáticas y me paso el día apagando los pequeños fuegos de una empresa joven y con unos compañeros que te sonríen y te agradecen cuando le sacas de los apuros en los que te mete Microsoft. No es el paraíso, pero estoy bien.