Un golpe bajo

Por una par de horas he vuelto a mi antiguo oficio de profe y he dado una pequeña sesión en un curso sobre emergencias en parques nacionales. La historia es larga y poco interesante y lo único que me importa de ello son dos cosas, a saber:
Que me sentí a gusto, incluso con ese punto de nerviosismo que se tiene el primer minuto y que al despedirme y dar la mano a una de las participantes sentí una sensación eléctrica, y no me refiero a esa pequeña sacudida que a veces nos da, me refiero a conexión personal, y eso que a penas cruzamos alguna palabra durante la sesión. ¿percepción extrasensorial? ¿flechazo amoroso? Lo anoto en el baúl de momentos para una novela.

El PP bulle en su propio caldo. Las bodas entre homosexuales son el foco de calor que está haciendo subir la presión y teniendo en cuenta que ese foco lo alimenta la santa madre iglesia católica y apostólica romana a través de su brazo armado del opues dei, las posibilidades de que pete son altas. Los comentaristas al uso en este caso dicen la mierda esa de que esto no es bueno para el país, que se necesita una partido fuerte de derechas y bla bla. Yo espero poder asistir al reventón, al estilo árabe, sentado en la puerta de mi casa.


El debate sobre «el encaje de cataluña en españa» se acentúa según se acerca la fecha en la que los partidos catalanes tienen que ponerse de acuerdo para enviar un texto c9nsensuado a Madrid. CiU y PSC son las estrellas del show, ambas saben que los focos les atienden y que una vez más en política lo importante no es acertar si no no fallar, pero la realidad es que en este tema lo más posible es que casi todo el mundo se queme las manos. La mezcla del sulfúrico ontológico sobre la definición de lo que es una nación con el agua de la financiación es, sencillamente, explosiva.


El alcade de mi pueblo aprovechando el cambio de concejal está haciendo de diablo y tentándole para que le apoye en la construcción de una plaza de toros. Le tengo avisado, ahora solo me falta saber si los consejos de los viejos de la tribu tienen ascendencia como antes o se toman a título de inventario.


Un nuevo huracán se acerca a las costas estadounidenses con alguna posibilidad de dejar pálido a Katrina y de paso golpear el bazo económico de la mayor potencia mundial en estos momentos. Los científicos dicen que estos fenómenos naturales, conocidos son la expresión primera del cambio climático que no nos va a descubrir nada nuevo pero que nos va a enseñar como todo lo que conocíamos puede ser más fuerte, más intenso, más frecuente y por lo tanto más destructivo. Si esto fuera así tendría una cierta gracia que los primeros golpes se los llevase el pais que abandera la desobeciencia estatal en la lucha contra el calentamiento global. No soy optimista, ni de forma natural, ni para este caso concreto; los pobres pagarán más.