Lugares comunes

Ayer o antes de ayer, no recuerdo bien, oi por la radio, mejor dicho en una estupenda película hispanoargentina, una frase que me llamó la atención. «He pensado en suicidarme, pero no me animo». Sublime, y no lo digo por mi, que salvo una ocasión hace unos años nunca he tenido tentaciones suicidas. Lo digo por lo descriptivo de la sensación anímica de quien está desanimado. Nos alimenta la relación con los demás, y cuando esta se pierde, decae o se ve limitada, pues eso, que el hambre hace estragos.