Entre dos aguas

Vuelvo de las primeras vacaciones de la temporada.¿Sorprendidos? Si, este año tengo planificadas dos vacaciones, las primeras, deliciosas, con amigos en Portugal, país del que esperaba más y que he salvado disfrutando de la compañía de gente estupenda. Ahora dos días en la base de operaciones y luego a ver si los griegos no me defraudan.
Dos días son suficientes para volver a comprobar que la mezquindad es un accidente que se prodiga. Apenas hemos cambiado de concejal, ni siquiera lo hemos hecho del todo, y ya están los buitres dando caña al nuevo. Como siempre, los peores los de dentro y lo peor de todo es que quien en su momento fue el blanco de esas críticas y de esos dimes y diretes ahora calla y me temo que asiente.
Vengo de pasar unos días, un par, en Fuengirola, acogido en casa de Jose y María y he podido olfatear el futuro de España. Ya sé que parece pretenciosos que en dos días en Fuengirola uno sea capaz de olfatear nada que no sea el agradable olor de una brasa de olivo asando lentamente un espeto de sardinas. Pero yo soy así, queridos amigos y amigas y he tenido una visión. La he tenido desde el ático de una casa en los Boliches desde donde pude contemplar como un territorio hermoso puede llegar a convertirse en una enorme jaula de ladrillo y aslfalto. Me temo que ese es el futuro de este pais y lo curioso es que la mayoría de los ciudadanos no se percatan, o les gusta o les da lo mismo que me parece que es aun peor. Me decía Emilia el último día en su casa mientras degustaba dos hermosos y sabrosos huevos fritos con patatas y judías verdes, que Fuengirola en pocos años será invivible. Emilia es una socialista comprometida que se ha batido el cobre por su pueblo de adopción desde hace años y ahora recoge los sinsabores de la esterilidad de su lucha y el desapego de su partido y a pesar de su lucidez de izquierda no se da cuenta de que el futuro ya llegó y lo que ella pronostica para dentro de poco. ocurrió hace ya un tiempo. Pues eso, que no nos damos cuenta de como crecen nuestros hijos hasta que nos presentan a su novia.