La vertical de mi salón

Iba a decir que queremos ser lo que no somos, pero hace poco metí la pata generalizando los comportamientos y ya no me atrevo. Ojo, no creo que fuera yo quien me equivocaba, más bien creo que nunca o casi nunca admitimos nuestros agujeros negros delante de otros. La cuestión es que a mi me hubiera gustado ser otra persona, o mejor dicho tener otra vida, o a lo mejor simplemente hacer otras cosas. No digo que mi vida no sea buena, interesante o que no merezca la pena vivirla, pero amigos mios, a mi me hubiera gustado ser otras personas. Lo dejo ahí. Sobre todo para los cobardes que nunca adamiten que las cosas van mal, y luego cuando van muy mal, se arrepienten de su falta de sinceridad consigo mismos.
Los ingleses, digo bien, ingleses poco a poco salen de su shock. Les ayuda que su gobierno no les informa de nada y que su «natural» tendencia a aparentar que todo va bien hace que los corresponsales de prensa extranjeros elogien de forma desmesurada la «tradicional flema inglesa». Blair se explica hoy en el parlamento, donde el jefe de la oposición aunque pudiera ponerle en un gran aprieto no lo hará, pues un porcentaje alto de la población es contraria a que se apure al comandante cuando se sienten amenazados.
En mi pueblo han hecho una variante o circunvalación que le dicen. La inauguró el viernes Esperanza Aguirre, despues de varias semanas terminada y sin poder usarla por porblemas en la agenda de la doña. Sigo abogando por una ley que prohiba las inauguraciones de los políticos. La susodicha circunvalación pretendía evitar tráfico a través del casco urbano. Bien. Parece buena idea. Lo malo es que algún ingeniero ha sido encargado de diseñarla y estas cosas cuando se ponen en manos de un individuo que ha ido a una escuela de ingenierái generalmente termina mal. No hemos sido excepcionales. Ahora los vecinos de aquí no podemos salir por donde siempre porque algún técnico ha decidido que demos una bonita vuelta de varios kilómetros. Hay quien dice que son intereses urbanísticos y es que un montón de gente piensa que el interés está detrás de casi todo lo que está mal. Yo que soy firme convencido de que la única fuerza cósmica transversal es el sexo, no me uno a la teoría conspiratoria en este caso y me inclino más por pensar que se trata de estulticia, incompetencia o dejadez, ahora que algún listillo le ha de faltar tiempo para aprovecharse del desaguisado.
Estamos de enhorabuena en Soto. Las torres del real madrid, o de florentino o como se llamen tienen una altura excesiva para el pasillo aereo que aviación civil tenía sobre ellas desde hace años. Pues se cambia el pasillo y se acabó. La nueva ruta de salida para aviones de gran tonelaje pasa por la vertical de mi casa y en este punto no quisiera volver al principio de hoy pero aunque no fuese alguien distinto si que me gustaría tener algo más de buena estrella.