Seguir aprendiendo

Los grandes divos, los que ya han triunfado cuando les hacen una entrevista-homenaje siempre dicen eso de: «nunca se termina de aprender». ¡Qué manido! Sobre todo dicho por alguien que hace años que vive de lo que aprendió o lo que inventó, o lo que copió en un momento de juventud. Los que andamos en busca de las habichuelas diarias nos vemos obligados a aprender y en muchos casos a nuestro pesar. Como yo, que ando aprendiendo a diseñar web en flash y ¡no os lo perdáis! a hacer hojas de estilo en cascada. No me lo puedo creer, tanto tiempo perdido para nada.
Me pasan la noticia de que en Chiapas la cosa está fea y que han declarado la alerta roja. Noticia Esto de la alerta roja es más bien peliculero y reclamo para la sociedad occidental, creo yo, pero merece la pena saber lo que está pasando allí, a dos pasos de la capital del imperio, sin que los estómagos agradecidos de occidente nos entre ni siquiera un temblorcillo.
Varios amigos-conocidos-entrañablesenemigos me han tachado de pesimiesta por mi predicción de los resultados gallegos. Me arriesgo y lo pongo por escrito antes de que la legión de sabios de la política, una vez conocido el resultado digan: «ya lo advertí». Yo si lo he advertido y no es presciencia sino observación y lectura. La derecha no se apea del poder por las buenas nunca. Nunca. Nunca. Que nos lo digan a los madrileños que aguantamos a una petarda a los mandos por culpa de dos sinverguenzas a sueldo de la derecha madrileña y porque no decirlo, con la inestimable ayuda de la FSM que es una de las cruces que soportamos los del foro.


De bruces contra el verano. En la radio y en la tv hay algunos tópicos que perviven dictaduras, democracias de medio pelo, gobiernos de derecha y de izquierdas. Una de ellas es anunciarnos que a la hora tal y tal minuto entra el verano. Mierda de precisión para nada y sin embargo todos los años nos lo repiten. ¿Estoy agriado, o tengo razón? ¿porqué nos inundan con noticias estúpidas como estan y omiten todo lo importante? ¿Hay una confabulación para que nos entretengamos en pensar quien decidió que esa hora era estupenda para el comienzo del solsticio y dejemos de pensar en lo que realmente debería ocuparnos? Estas preguntas y otras muchas que no escribo pues dadas las alturas del verano a las que estamos según me ha informado la radio esta mañana, no tengo ni pizca de ganas de teclear más, me asaltan frecuentemente; casi constantemente y generalmente unos segundos antes de que apague la radio con la sensación de estafa continuada que me proporciona.


Acabo de oir a Puigcercos

que el no es la cara amable de ER y el otro el reverso tenebroso. Que quien le conoce, no a él, al otro, sabe que es un hombre amable, dulce e inteligente. Esto ya lo he oido muchas veces. «No se crean ustedes que es así en la realidad», nos dicen. Y yo me pregunto ¿y porqué actúa de forma tan convincente? Es falso, los políticos son como parecen y en muchos casos aun peor, lo que pasa que por suerte para muchos de nosotros jamás los tendremos en nuestra alcoba ni en nuestra cama, por lo que no podremos refutar la idea que nos lanza Puigcercos: «en la distancia corta, mejora».