A cañonazos

Es muy posible que mis amigos vengan este fin de semana a casa y yo como un naufrago en mi isla los espero. Bajo mi plamera de naufrago junto a la playa, araño el horizonte con mis ojos esperando la goleta que me rescate. La melena larga y sucia y desordenada; la barba más si cabe y los ojos heridos de mirar lo que no está. Espero en mi playa de naufrago solitario que mis amigos vengan y me rescaten y me quieran y me digan que no se irán más.

La negociación debe ir viento en popa. Lo digo por los cañonazos que dan los negociantes. PUM te reviento la oficina. PUM te meto en el trullo. El PP intenta rectificar en el vidrio y eso no es posible, ni en el amor y mientras Rajoy se muestra comprensivo incluso comprensible, Zaplana sigue como el asperón, desagradable y escupidor. Acabo de oir en la radio a algún portavoz de ETA/HB diciendo con la voz a medio camino del mitin «nos dirigimos a Zapatero…» y he pensado pues díselo a él, que a mi me importa una mierda lo que le tengas que decir al presidente. Y después le ha dicho eso de «no vale, si vuelves a pegarme no te ajunto». Lo peor de ETA es que los políticos se fueron, o los mataron o pasan de todo y ya solo quedan los más burros, los más idiotas.


Liverpool campeón de Europa. Un partido épico para un euipo que tiene como himno:
When you walk through a storm,
Hold your head up high,
And don’t be afraid of the dark.
At the end of a storm,
There’s a golden sky,
And the sweet silver song of a lark.
Walk on through the wind, Walk on through the rain,
Though your dreams be tossed and blown..

Walk on, walk on, with hope in your heart,
And you’ll never walk alone…….
You’ll never walk alone.

Walk on, walk on, with hope in your heart,
And you’ll never walk alone…….
You’ll never walk alone.