Un domingo de perfil bajo

Domingo tranquilo, silencioso, soleado y tibio, de los que de poder hacer pedido encargaría cientos. Ha caido en mis manos, o mejor dicho he conseguido un ejemplar, creo que primera edición, del libro Peñas Arriba de José María de Pereda y he pasado gran parte de la tarde paladeando el estilo realista del conservador escritor asturiano. Será por la antiguedad del libro, su olor o su tacto o por una cierta predisposición de mi parte a disfrutar en profundidad, lo cierto es que he disfrutado durante la tarde los placeres de la lectura
De los periódicos ya solamente leo los artículos de opinión. No me interesa la realidad. NO es verdad. Me interesa la realidad pero los periódicos hablan de otras cosas así que ahora solamente me leo las columnas de opinión. Al menos no hay engaño y no intentan colar bajo el manto de la noticia lo que en casi todos los casos no es sino intención. me he enterado de refilón sobre una bomba de ETA en alguna empresa en Euzkadi. Es buena señal, y ya se que suena mal el asero pero me parece acertado. Los que mandan saben que ahora hace falta llenar las despensas de dinero para aguantar el proceso negociador. Meses sin atentados podían relajar el miedo de los empresarios y alguno se podría despistar y dejar de pagar. Zapatero va a tener suerte, la banda quiere sentarse.
Ayer me vi el partido del Real Madrid y del Atlético. Sopor y agradable compañía de mis padres con los que cené, me sentí querido y una vez más no se lo dije.
He leído que los Verdes se piensan su apoyo al PSOE debido al supuesto engaño que sobre la política nuclear han sufrido. Francisco Garrido, un artífice delo funanbulismo político amenaza con dejar de apoyar, así que vamos a estar atentos a ver que ocurre con nuestros ex-compañeros de viaje.