Un problema de actitud

Me he decidio por una actitud no beligerante, o eso es lo que me digo, aunque en la intimidad de mi propia sesera tengo el pálpito de que más bien se trata de una actitud cobarde. No estoy muy interesado en averiguar la diferencia y más bien ando detrás de conseguir que el gesto me salga de forma natural, sin forzar. De esta manera es como ando alejándome de la política local en la que de no mediar este fair play mio, ahora mismo estaríamos a tortas.

La respuesta de ETA a una posible negociación ha sido poner cuatro bombas. En su forma autista de hablar, esto debe querer decir que si, que están dispuestos, o vete tu a saber. Si a Zapatero le sale bien el tema, chapeau, ahora bien como la cosa se tuerza y más bien parece que tiende má a torcerse que a andar tiesa, le van a dar tortas hasta en el talante.


Siguen empeñados los prebostes de la izquierda oficial que todo el tema del Severo Ochoa es porque los malos del PP lo que quieren es acabar con la sanidad pública. Se equivocan. detrás de todo esto embrollo lo que hay es un problema religioso de tomo y lomo. ¡Atenta la compañia! Esperancita es hoy en día la reserva espiritual de occidente y más concretamente de Españia, aunque esté en el poder gracias a maniobras perfectamente inmorales. Cosas de casa.